La subida de impuestos a los vehículos diésel cada vez más cerca.

Cuando se habla de eficiencia en los vehículos respecto al medio ambiente y las emisiones de CO2, los motores diésel están desde hace algún tiempo en el punto de mira. Recientemente, el Gobierno de España impulsó el trabajo de una comisión dedicada a elaborar una estrategia en base a los distintos informes medioambientales.

Parece poco plausible que el futuro más cercano no se vea protagonizado por una subida de impuestos. De hecho, la propuesta elaborada por esta Comisión de Expertos plantea gravar el combustible diésel casi un 29% sobre el precio actual, situando el precio medio por repostaje unos 10 euros frente al precio actual. En comparación, la subida propuesta para el precio de la gasolina se situaría en torno al 2%. La progresiva subida de impuestos a la que se ha visto sometido el diésel para igualarse a la gasolina en los últimos años, pasaría a gravar de manera mucho más severa a los motores de gasóleo. Esto no puede hacernos olvidar las tasas o restricciones adicionales que acompañan a dichos vehículos. Entre estas destacarían los impuestos de matriculación o circulación, así como restricciones de circulación en centros urbanos, costes de aparcamiento, etc. Se espera que esta medida, una vez establecida, se implante de manera escalonada, en un periodo de unos 4 años.

Los argumentos a favor de estas medidas les restan impacto desde el punto de vista económico, ya que el fin y al cabo parten desde una perspectiva de mejora energética y respeto medioambiental.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *