¿Es recomendable utilizar parámetros biométricos para el control horario?

En la entrada de esta semana os informamos sobre  el uso  de datos biométricos (huellas dactilares, la retina, el iris, la voz,….) en  el control del registro horario y la normativa sobre protección de datos.

En cuanto al registro horario cabe resaltar que debe ser objetivo, fiable y accesible y en cuanto a su organización y documentación debe negociarse de conformidad a la buena fe con los representantes legales de los trabajadores.

Por su parte La Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de protección de datos personales y garantía de los derechos digitales (en adelante, LOPDGDD), ha previsto y regulado las condiciones y garantías con que puede ejercerse el control de los trabajadores por parte del empresario en cuanto a la utilización de los dispositivos digitales puestos a su disposición por parte del empresario, la utilización de sistemas de videovigilancia en el lugar de trabajo o la utilización de sistemas de geolocalización en el ámbito laboral, pero no contiene ninguna referencia a la posibilidad de utilización de datos biométricos en sistemas de control en el ámbito laboral, como es el caso del control horario.

Por tanto podemos concluir que desde un punto de vista prudente, entendemos que la inclusión de los datos biométricos, entre ellas las de la huella dactilar, entre las categorías especiales de datos previstas por el RGPD no permite concluir de manera automática que la implantación de un sistema de control horario basado en la recogida de este tipo de datos pueda considerarse proporcionado y, por tanto, conforme con el principio de minimización, de forma generalizada y para todo tipo o tamaño de empresa.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *