Qué necesitas saber acerca del impuesto de matriculación.

Aclarando qué es el impuesto de matriculación, es aquel se corresponde a la primera matriculación, gravada de forma directa y definitiva, de un vehículo en nuestro país, sea este un vehículo nuevo o usado.

Si bien es cierto que hay casos excepcionales como el traslado de residencia de los titulares a España, el impuesto de matriculación debe abonarse en el momento de matriculación del vehículo en cuestión. Cabe destacar que solo se paga una vez y el cambio de titular de vehículo, una vez matriculado este, no supone la necesidad de realizar un nuevo abono en lo relativo a la matriculación.

En relación a la cuantía, esta es diferente en cada caso, dependiendo de características específicas de cada vehículo y de los tipos impositivos de cada comunidad autónoma, que son variables.

Como ya mencionamos en posts anteriores, la división de cuotas relativa al impuesto de matriculación viene directamente relacionada a las emisiones del vehículo en cuestión, contando con cuatro tramos diferentes, en los que los vehículos con emisiones más bajas no aplican porcentaje extra sobre la base imponible.  

Si tienes cualquier duda en relación a las gestiones de tu vehículo, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Recibirás una atención personalizada con los mejores resultados. ¡Todos nuestros clientes quedan satisfechos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *